Retiro

La Plaza San Martín es la puerta de entrada a esta zona que se destaca, al igual que el parque, por su elegancia y buen gusto. Todo lo relacionado con el lujo y el arte conviven en las pocas manzanas que ocupa el antiguo barrio de Retiro. Por eso, para iniciar el recorrido, el pinto de partida obligatorio es esta plaza, que tuvo múltiples destinos en sus 400 años de vida. En un principio se construyó allí un fuerte llamado La Batería, desde donde los primeros habitantes se defendían de piratas y corsarios. Ya en 1713, el terreno fue adquirido por una empresa que comercializaba esclavos; luego, se emplazó una monumental plaza de toros, con capacidad para 10000 espectadores.

Sin embargo, unos de los hechos más importantes fueron las luchas armadas de las Invasiones Inglesas. En homenaje a ese hito, se llamó al parque “Campo de la Gloria”. Más tarde, levantó cuarteles el cuerpo de Granaderos a Caballo del General San Martín. En 1878, en conmemoración del primer centenario del nacimiento del prócer, la plaza recibió su actual nombre.

A su alrededor, se erigen suntuosos edificios de estilo, que hoy funcionan como dependencias oficiales y distinguidos hoteles. Donde nace la calle Florida, casas de diseño internacionales se mezclan con locales de exclusivos objetos de producción argentina. Más allá, sobre las calles Reconquista y San Martín, un nutrido distrito de bares, especializados en distintos tipos de cervezas, se ofrecen como la mejor opción para el atardecer, cuando el 2x1 en bebidas se combina a la perfección con la posibilidad de conocer gente. Otro atractivo de la zona se sitúa en la calle Arroyo, donde una gran variedad de galerías de arte exponen obras de artistas contemporáneos de renombre.